X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORTACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
VOLVER AL LISTADO
Tu gato, un maestro zen en tu casa AUTOR: Santiveri 20 de febrero de 2020

Tu gato, un maestro zen en tu casa

Los gatos son animales atentos, reflexivos, intuitivos y pacientes, que pueden ayudarte a afrontar la vida con menos estrés y preocupaciones. Por eso, aprovechando que celebramos el día internacional del gato observemos sus gestos y reacciones y dejémonos instruir por estos simpáticos y sabios felinos zen.

Somos lo que pensamos y nuestros sentimientos nacen de nuestros pensamientos. Si a estas premisas le sumamos que muchas molestias nacen de nuestras emociones y pensamientos, habremos resuelto una ecuación que nos interesa a todo.

Por eso existen una infinidad de terapias, más o menos válidas, dispuestas a ayudarnos a sentirnos mejor a través de educar nuestros pensamientos y emociones. Aquí no vamos a decirte cual seguir, ni siquiera te las vamos a presentar, pero lo que sí que vamos a hacer es proponerte un cambio de aptitud muy gatuno.

Los beneficios de una actitud felina

Más allá de las terapias, la clave para conseguir este cambio de perspectiva lo podemos encontrar en el reino animal. Y es que se ha demostrado que el contacto con animales domésticos aporta grandes beneficios y ayudan a que nos tomemos la vida desde un punto de vista más positivo y optimista. Las respuestas a nuestras dudas y carencias no siempre llegan a través del prójimo, y la convivencia con alguna mascota puede resultar un excelente aliado.

Simplemente observando la actitud de un gato comprenderemos el poder terapéutico que pueden llegar a tener los animales de compañía. Basta con prestar atención a este pequeño felino para darse cuenta de todo lo que nos puede enseñar. De forma natural, el gato utiliza cualidades como la intuición, la flexibilidad, la serenidad, la independencia o la curiosidad para salir adelante y enfrentarse al mundo que le rodea. Curiosamente, todas estas actitudes felinas son muy propias del zen, sabiduría oriental que propone encontrar la paz interior a través del silencio y la meditación.

Tu entrenador de atención plena

El gato también es un maestro en el arte de la quietud y el silencio, gestos clave para conseguir relajarnos y eliminar el ruido que provocan nuestros pensamientos cargados de preocupaciones y estrés.

Independiente, disciplinado, sereno y reflexivo, este el gato nos enseña a vivir el presente concentrándonos intensamente en todo lo que hacemos, a experimentar el presente y sus sensaciones, sin mirar hacia el pasado o el futuro. Estos felinos domésticos parecen practicar el mindfulness o atención plena, una técnica de meditación budista que consiste en enfocar toda la atención y tomar plena conciencia de todo lo que nos sucede (sensaciones, imágenes, sonidos, olores…) sin involucrar el pensamiento. De esta forma, oxigenamos la mente, nos sumergimos en un oasis de calma y frenamos la continua sucesión de preocupaciones y temores.

El gato integra la atención plena a su vida. Puede pasar horas centrando su atención en un objeto, apenas moviendo las orejas cuando escucha algo a su alrededor. No deja que el entorno contamine su concentración. Con su actitud, nos enseña el arte de la meditación, una efectiva herramienta para separar los miedos y ansiedades de la realidad, y transformar la forma en que reaccionamos ante los eventos externos.

Se ha demostrado que el simple hecho de separarse de los propios pensamientos tiene efectos físicos positivos: puede bajar la presión arterial, mejorar la respuesta inmunológica del organismo y retrasar el envejecimiento celular. Aprender a mantener la mente calmada y estable como hace el gato nos ayudará a ver las cosas serenamente y con más perspectiva, sin las distorsiones bloqueantes del miedo o la ansiedad.

Sentir con los 5 sentidos

El gato tiene los cinco sentidos muy desarrollados que le permite oír, oler, ver, tocar e incluso saborear todo lo que los rodean. Son estas impresionantes cualidades las que le ayudan a ser muy intuitivos y captar rápidamente el estado de ánimo de su dueño y de quienes le rodean. Así están más alertas al entorno para prevenir problemas y evitar riesgos.

 

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/it/newsletter.