¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!
X

El azúcar integral de caña conserva todas las vitaminas y minerales de la caña de azúcar, ya que no se le somete a ningún tipo de refinado. Y es que la diferencia entre el azúcar moreno o integral y el más común azúcar blanco refinado es el proceso de refinamiento al cual es sometido el jugo que se obtiene de la caña de azúcar o de la remolacha para obtener la sacarosa. Así, mientras por un lado el azúcar blanco es sometido a un proceso di purificación que elimina las impurezas, el azúcar integral nace directamente del jugo de la caña de azúcar. Es por eso que conserva tanto sus propiedades minerales como su sabor más natural.

X

La sal marina que se obtiene por evaporación del agua del mar contiene abundantes sales minerales de forma concentrada. Utilizando sal marina en lugar de sal de mesa corriente se obtiene un suministro equilibrado de sales minerales en el organismo. La sal marina además de cloruro sódico, contiene pequeñas cantidades de sales de calcio, potasio y magnesio. También aporta una pequeña pero importante cantidad de yodo. Al mismo tiempo la sal marina, por su sabor más intenso, puede utilizarse en menos cantidad que la sal ordinaria, lo cual es también interesante con vistas a reducir la ingestión de cloruro sódico. Mejora el sabor de los alimentos, contribuyendo a hacerlos más apetitosos, aumentando la secreción de los jugos gástricos y favoreciendo la digestión.

X

La harina integral de trigo se obtiene por la molienda del grano de trigo completo. El trigo es un cereal muy completo en cuanto a elementos nutritivos se refiere, por lo que la harina al igual que el cereal es rica en hidratos de carbono, presentes en forma de almidones, sus proteínas están constituidas básicamente por gluten, por lo que no es apta para celíacos. Contiene vitaminas (grupo B y E) y minerales (fósforo, magnesio, sodio, calcio, potasio, sílice, azufre y hierro).

X

La savia de Arce de grado C se obtiene de arces procedentes del Canadá. Los árboles se sangran cada año mediante un procedimiento que no daña la corteza. A través de un proceso natural de evaporación lenta se obtiene la savia de arce. La savia de arce aporta minerales, junto con otros nutrientes que colaboran en la depuración y renovación del organismo. El sirope de savia es un producto totalmente natural extraído del arce (Acer saccharum), un árbol caducifolio que crece en el Norte de América. Existen diferentes tipos de sirope de savia, cada uno de ellos aporta diferente cantidad de minerales y oligoelementos. Nuestro sirope de savia se compone 100% de sirope C, que es el que presenta una mayor calidad nutricional.

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO

Pan de calabaza y plátano

Pan de calabaza y plátano AUTOR: Santiveri 27 de noviembre de 2018
12 DIFICULTAD 01:05'

Este pan de calabaza es muy fácil de hacer y queda sabroso y jugoso. Pruébalo con mermelada, margarina o incluso puedes atreverte y darle un toque salado con olivada o patés vegetales.

¡A POR ELLO! PASITO A PASO...

1. Precalienta el horno a 180 grados centígrados. Pela los plátanos y lamínalos.

2. En un recipiente grande mezcla los plátanos con los huevos, el aceite, la calabaza, el Sirope de savia de arce Santiveri y el Azúcar integral Santiveri. Tritura todo hasta que obtengas una mezcla homogénea.

3. Añade a la mezcla anterior la Harina integral bio Santiveri, la canela, la Sal marina Santiveri, el polvo de hornear y el bicarbonato. Remueve con ayuda de unas varillas hasta que todos los ingredientes se integren.

4. Forra el interior de un molde para plum cake con papel de horno. También puedes untar el molde con un poco de margarina y espolvorear harina encima para crear una película y que luego no se pegue en pan de calabaza.

5. Vierte la mezcla del pan en el molde y hornea durante 40 a 45 minutos. Sabrás que el pan está listo si pinchas el pan con un cuchillo y al sacarlo sale limpio. Deja reposar unos 10 minutos antes de servir.

Este pan te durará más si lo guardas envuelto en un paño limpio y en un lugar donde no corra el aire.

Si quieres recibir recetas como esta y otras informaciones interesantes en tu mail, suscríbete a nuestra newsletter.

¡¡¡TOMA NOTA!!!

tabla