¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!
X

La capa más externa del grano de avena, lo que denominamos salvado, se diferencia de la de otros cereales por ser muy rica en fibra soluble, hasta un 18%, sobre todo del tipo betaglucano. Esta clase de fibra convierte al salvado de avena en un alimento con propiedades prebióticas, que ayudan a mantener una flora intestinal saludable, repercutiendo en beneficios sobre la salud, como son la regeneración de la mucosa intestinal, ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer o estimular las funciones del sistema inmunológico, entre otros. Además, gracias a la capacidad de esta fibra para absorber agua, también resulta útil para favorecer el tránsito intestinal, retrasar la absorción de la glucosa y ejercer un notable efecto saciante. Tradicionalmente, el salvado de avena se ha tomado mezclado con yogur o añadido a platos de arroz, pasta, sopa o ensaladas, pero también puede ser un buen ingrediente para elaborar panes, galletas, bizcochos cremas; para añadir a todo tipo de tortillas y crepes; para preparar rebozados, etc.

X

Los caldos de verduras concentrados son depurativos, bajos en calorías y ricos en vitaminas y minerales. Se elaboran a partir de caldos vegetales preparados con distintas verduras provenientes de cultivo biológico, que se concentran y deshidratan hasta formar una pasta dura con la que se preparan las pastillas de caldo. Finalmente, gracias a que están deshidratadas, las pastillas de caldo vegetal bio conservan sus propiedades nutricionales durante mucho tiempo, convertiendose en un práctivo y sano recurso que nunca debería faltar en tu cocina.

X

La sal marina que se obtiene por evaporación del agua del mar contiene abundantes sales minerales de forma concentrada. Utilizando sal marina en lugar de sal de mesa corriente se obtiene un suministro equilibrado de sales minerales en el organismo. La sal marina además de cloruro sódico, contiene pequeñas cantidades de sales de calcio, potasio y magnesio. También aporta una pequeña pero importante cantidad de yodo. Al mismo tiempo la sal marina, por su sabor más intenso, puede utilizarse en menos cantidad que la sal ordinaria, lo cual es también interesante con vistas a reducir la ingestión de cloruro sódico. Mejora el sabor de los alimentos, contribuyendo a hacerlos más apetitosos, aumentando la secreción de los jugos gástricos y favoreciendo la digestión.

Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos con nuestra bolsa de deporte entre los nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO

Crema suave con verduras al dente

Crema suave con verduras al dente AUTOR: Santiveri 25 de enero de 2017
4 DIFICULTAD 30'

Una receta con mucha fibra, saciante y reconfortante, perfecta como inicio de una comida o de una cena suave y ligera.

¡A POR ELLO! PASITO A PASO...

1. Pela la patata, la cebolla y la zanahoria. Lava el brócoli y rómpelo en ramitos. Pica la cebolla muy pequeña y la zanahoria córtala en rodajas de medio centímetro de grosor.

2. Pon a calentar una cazuela con el aceite y saltea la cebolla hasta que esté dorada. Incorpora la patata cortada groseramente, 1 litro de agua, el salvado de avena y las pastillas de caldo de vegetales bio Santiveri. Mantén la cocción hasta que las patatas estén tiernas y ve removiendo de vez en cuando para que no se pegue en el fondo.

3. Cocina al vapor el brócoli y las zanahorias hasta que estén al dente.

4. Vierte las patatas junto con el caldo de cocción en el vaso de la batidora y tritura hasta obtener una crema homogénea. Corrige de sal y coloca la crema de nuevo en la cazuela.

5. Añade las zanahorias y el brócoli a la crema y cocina durante 2 o 3 minutos. Espolvorea una pizca de orégano seco justo antes de servir.

¡¡¡TOMA NOTA!!!

tabla