¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!
X

Los arándanos rojos son ricos en proantocianidinas que impiden que las bacterias causantes de las infecciones urinarias se fijen a los tejidos y puedan propagarse. Como preventivo de las cistitis hay que tomar cada día 35 miligramos de proantocianidinas, lo que se consigue con 27 gramos (2 cucharadas) de arándanos rojos desecados. En la cocina se usan para elaborar jaleas, mermeladas y una infinidad de postres, o para dar un toque aromático y ácido a platos de verduras, ensaladas, pastas, salsas y aliños. Los arándanos rojos también ayudan a aliviar la úlcera de estómago, combatir la placa dental, reforzar el sistema inmunitario y cardiovascular, y tratar la periodontitis. Estos beneficios se deben a su alto poder antioxidante y a su gran contenido en fitoquímicos, vitaminas, minerales y abundante fibra. Originarios del norte de Europa y de Norteamérica, hoy también se les puede encontrar en la Península Ibérica.

X

Sin lactosa, Sin colesterol, Baja en calorías

La margarina de soja es 100% de origen vegetal porque está elaborada a base de aceite de soja, lo que la convierte en una estupenda alternativa a la mantequilla y las margarinas convencionales. Las grasas de la margarina de soja son dietéticamente equilibradas, ya que no contiene grasas trans ni hidrogenadas. Entre sus mejores cualidades está que no aporta colesterol, ni lactosa por lo que ayda a nivelar los niveles de lípidos en la sangre y es ideal para aquellas personas que sufren de intolerancia. Para que nutricionalmente sea lo más parecida a la mantequilla, la margarina de soja está enriquecida con vitamina A y D. En la cocina, con margarina de soja, puedes hace lo mismo que con la mantequilla o margarina convencionales: tartas, galletas, cremas, salsas, salteados, o bien untarla sobre tostadas o enriquecer tus bocadillos.

X

El azúcar integral de caña conserva todas las vitaminas y minerales de la caña de azúcar, ya que no se le somete a ningún tipo de refinado. Y es que la diferencia entre el azúcar moreno o integral y el más común azúcar blanco refinado es el proceso de refinamiento al cual es sometido el jugo que se obtiene de la caña de azúcar o de la remolacha para obtener la sacarosa. Así, mientras por un lado el azúcar blanco es sometido a un proceso di purificación que elimina las impurezas, el azúcar integral nace directamente del jugo de la caña de azúcar. Es por eso que conserva tanto sus propiedades minerales como su sabor más natural.

X

La harina de avena se elabora a partir de avena ligeramente tostada, triturada y molida. Desde el punto de vista nutricional se caracteriza por un contenido graso y proteico superior al resto de harinas. En cuanto a las proteínas, contiene gluten, por lo que no es apta para la alimentación de los celíacos y respecto a las grasas, es muy rica en ácidos grasos insaturados. Es de fácil digestibilidad y tiene una acción ligeramente laxante. Está especialmente recomendada para ancianos, niños y personas con problemas digestivos o convalecientes por sus cualidades nutritivas y su fácil digestión. En alimentación infantil se debe incluir a partir del sexto mes. Otra aplicación es su uso en bollería mezclada generalmente con harina de trigo.

Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos con nuestra bolsa de deporte entre los nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO

Carquinyolis de arándanos y pistachos

Carquinyolis de arándanos y pistachos AUTOR: Santiveri 19 de abril de 2017
6 DIFICULTAD 01:00'

Tan crujientes como innovadores, estos carquinyolis (cantucci) son muy fáciles de hacer y además se conservan durante semanas. Acompáñalos con un vaso de leche de almendras y verás que delicia para el paladar.

¡A POR ELLO! PASITO A PASO...

1. Calienta el horno a 180 grados centígrados y prepara una bandeja forrada con papel antiadherente.

2. En un bol grande bate los huevos hasta que queden espumosos. En otro recipiente bate la margarina y el azúcar hasta que tome un color blanquecino, te resultará más fácil si usas una batidora eléctrica.

3. Mezcla los huevos con la margarina y añade la harina de avena bio Santiveri, la sal, la levadura química, el extracto de almendras, los arándanos rojos desecados y los pistachos. Amasa hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

4. Divide la masa en 2 y dale forma de barritas y aplánalas un poco. Colócalas en la bandeja del horno y hornea de 20 a 25 minutos. Deja enfriar al menos durante media hora.

5. Corta las barritas en rodajitas de 1 a 2 centímetros de grosor y colócalas de nuevo en la bandeja del horno. Hornea esta vez de 15 a 18 minutos por cada lado hasta que queden doraditas y crujientes.

Podrás conservar estas galletas (carquinyolis) en un recipiente hermético hasta por 3 semanas.

¡¡¡TOMA NOTA!!!

tabla