X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Ada Lovelace, la primera programadora de la historia 26 de noviembre de 2015

Una victoriana, la primera programadora de la historia

No vivía en Silicon Valley, sino en la Inglaterra Victoriana. Y habría cumplido 200 años el 10 de diciembre. Desconocida por muchos, Ada Lovelace es el estandarte de las mujeres que se dedican a la ciencia, la tecnología, las ingenierías y las matemáticas.

Para reivindicar el papel de las científicas en la historia y para inspirar a las nuevas generaciones de mujeres a dedicarse a la ciencia, desde 2009 se celebra cada 13 de Octubre el Día de Ada Lovelace.

Pero, aparte de ser la primera programadora de la historia, ¿quién era?

Nacida Augusta Ada Byron, Ada Lovelace fue la única hija legítima del poeta Lord Byron. Sus padres se separaron justo un mes después de que naciera, tras descubrir su madre las infidelidades de Byron, que tenía fama de libertino.

Resentida con su exmarido, la madre de Ada quiso alejarla de todo lo que tuviera que ver con las excentricidades del poeta, y se esforzó en incentivar el interés de la niña por las matemáticas y la ciencia

Y lo consiguió. A los dieciocho años, Lovelace conoció al matemático Charles Baggage, que quedó impresionado por la capacidad intelectual y de análisis de la chica, a quien llamaba ‘la encantadora de números’.

Por entonces, Charles Baggage trabajaba en el diseño de la Máquina analítica, un computador moderno de uso general. La aportación de Lovelace al proyecto fue la traducción de un artículo del italiano al inglés, que complementó enormemente con primeras aproximaciones a programas informáticos, así como con potenciales usos para la máquina.

Las notas de Lovelace fueron claves para el trabajo de Alan Turing en los primeros ordenadores modernos en los 1940s. 

Por Àngels Codina

 

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *