X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
OUE Skyslide LA. AUTOR: Sergio Collado 26 de julio de 2016

Un tobogán de cristal en el cielo

Los toboganes podrían parecer cosa del pasado, cosa de niños, algo que en la infancia nos divertía, pero que con el paso de esa infancia, cayeron en el olvido. Pues ahora en Los Angeles (EE.UU.) tenemos la experiencia del tobogán 2.0: es transparente, está situado a 300 metros de altura en un rascacielos y se llama OUE Skyslide LA.

Evidentemente, no es una experiencia para los que padecen vértigo. Las personas de la calle parecen hormigas, los coches diminutas piezas de lego y el paisaje a vista de águila se extiende hasta el infinito. Mientras te deslizas sobre la esterilla que te permite flotar y ganar velocidad, te sientes Simbad en su alfombra voladora surcando el cielo de Bagdad.

El trayecto es corto, va de la planta 70 a la 69 del US Bank Tower, el edificio más alto de la ciudad californiana y en pleno centro urbano. Pero es intenso. 

Paredes, suelo y techo de cristal te separan de una caída mortal asegurada. Mejor confiar, abrir los ojos y disfrutar del trayecto.

Este tobogán pasa a convertirse en uno de los más genuinos por su ubicación, y aunque esté a más altura, no es el más alto. Si lo que buscas es la adrenalina y una experiencia no apta para miedosos, tendrías que haber probado el que gira alrededor de la torre ArcelorMittal Orbit de Londres. Caída con curvas y en espiral con un trayecto de 178 metros... desde una altura de 76.

Hay rampas para todos los gustos, incluso todo parque acuático tiene las suyas con piscinazo final. Ahora en verano ya sabes lo que toca, usa la excusa de los niños para llevarlos a jugar y aprovecha tu mismo de las atracciones. ¡Geroooooonimo!


 

 

 

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *