X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Roald Dahl AUTOR: Àngels Codina 19 de abril de 2016

Un siglo de magia

Detrás de historias como El gran gigante bonachón, Charlie y la fábrica de chocolate o Matilda está Roald Dahl, uno de los grandes autores de novelas infantiles de la historia. Y aunque siempre habrá una buena excusa para homenajearle, hacerlo en 2016 tiene aún más sentido, porque se celebra su centenario

Gracias a sus libros, millones de niños han creído en la magia. En que un gigante tiene los sueños guardados en tarros de cristal y los reparte de noche, cuando dormimos. En que existe un maestro chocolatero que fabrica los dulces más increíbles que uno pueda imaginar ―tofes que te hacen crecer el pelo, chicles que equivalen a una comida de primer plato, segundo y postres. En que una niña puede desarrollar telequinesia y vengarse de la malévola profesora que le hace la vida imposible en el cole. Pero más allá de sus obras infantiles, poco más se sabe del autor galés. ¡Y su vida daría para unas cuantas novelas!

Roald Dahl fue piloto de guerra y en un aterrizaje forzado se rompió el cráneo, la nariz y se quedó temporalmente ciego. En el hospital, se enamoró de una de las enfermeras, que fue la primera persona a quien vio tras recuperar la vista. Más tarde, trabajó de espía para el Servicio de Inteligencia Británico, y lo hizo junto a Ian Fleming, el autor de la saga de James Bond. De hecho, Dahl adaptó para el cine dos de las obras de Fleming; es el autor de los guiones de Chitty Chitty Bang Bang y Sólo se vive dos veces, de la saga de Bond

En cuanto a su trayectoria como escritor, la vida de Dahl está trufada de datos curiosos. ¿Sabíais que algunas de sus obras fueron censuradas porque empujaban a los niños a ser rebeldes y porque hacían referencias a las drogas y al alcohol? Seguramente, tampoco sabíais que es autor de unos cuantos libros para adultos, y que era un colaborador habitual de Playboy. De hecho, no fue hasta que se convirtió en padre que se volvió un prolífico autor de novelas para niños. Y no sólo fue prolífico escribiendo novelas, sino también respondiendo a muchas de las 4.000 cartas que recibía cada semana de sus admiradores, algunas de las cuales pueden consultarse en su página web. 

Piloto, espía, colaborador de Playboy, amigo de Hemingway, guionista, escritor. Y el autor que nos anima a creer en la magia, tengamos la edad que tengamos. Porque, según Dahl, “el que no cree en la magia nunca la encontrará”.

 

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *