X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Música sanadora, música terapeutica FUENTE: Santiveri AUTOR: Santiveri 12 de enero de 2018

Somos música, y la música nos resulta sanadora

Estar vivos implica seguir un ritmo y una vibración continua, quizás por eso desde el origen de los tiempos, la música ha formado parte de nuestras vidas. Y es que estos sonidos armoniosos nos ayuda a sincronizar nuestros ritmos vitales.

Si escuchamosmúsica relajante nos tranquilizamos, porque los ritmos pausados nos ayudan a regular nuestro ritmo cardíaco e incluso nuestros pensamientos empiezan a fluir de una forma más pausada y tranquila.

Pero cuando lo que queremos es aumentar nuestra energía y sentirnos más dinámicos, debemos escoger músicas rítmicas y más aceleradas.

La música, por tanto y en nuestro día a día, es terapéutica, sanadora e incluso armonizadora, y sabiendo escoger la melodía adecuada podemos mejorar nuestro estado de ánimo.

Pero la música también forma parte de muchas terapias naturales. Si vamos a hacernos un masaje relajante, lo corriente es que nos pongan unas melodías tranquila, si hacemos yoga, meditamos o cuando os hacen reiki o cualquier otro tipo de terapia natural, muchas veces el ambiente se llena de una música adecuada que nos ayuda a sincronizar mejor con nosotros mismos. Pero estos ritmos sanadores aun van más allá y hay terapias que se basan sobre todo en ellos.

El método Tomatis es una técnica de estimulación sensorial sonora que basa su efectividad en la estimulación del cerebro a través del sonido. Fue desarrollado por el doctor francés Alfredo Tomatis a mediados del siglo pasado y asegura que el oído, además de ser el órgano sensorial encargado de oír y mantener el equilibrio, puede actuar como estimulador cerebral.

Según este método cuando oímos un sonido se genera una señal nerviosa que estimula la corteza cerebral y que luego se transmite al resto del organismo. Con este método mejora el aprendizaje, la atención, la comunicación y las capacidades musicales, y también trata los trastornos afectivos y ayuda al desarrollo personal y el bienestar.

La musicosofía es una práctica que enseña a escuchar de modo consciente permitiendo de este modo que la música influya en el desarrollo de la persona. A través de la escucha repetida, concentrada y reflexiva, se puede llegar a desarrollar una escucha artística acompañada de movimientos gestuales con los brazos (melorritmia) y de tarareo. Al escuchar conscientemente, además de captar el mensaje de estos sonidos mejora las aptitudes musicales y la creatividad, y se desarrolla una mayor capacidad de silencio interior y concentración.

Se empieza escuchando una pieza con los ojos cerrados y se evoca las sensaciones y sentimientos que nos genera la pieza. Luego se escucha una segunda vez intentando descubrir la estructura de la  melodía y por último se plasma gráficamente la imagen de la melodía.

Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/es/newsletter.