X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Grutas de San José AUTOR: Sergio Collado 10 de mayo de 2016

Navegar las profundidades de la tierra

Tal cual esa es la experiencia, navegar las profundidades de la tierra, introducirnos con una barca en una gruta y deslizarnos sobre las aguas rodeados de roca. Esto, que parece sacado de un libro de Julio Verne, es posible hacerlo en el río de las Grutas de San José (La Vall d'Uixò, Castellón), un tramo fluvial sumergido en la corteza terrestre.

No hace falta ser espeleólogo o un aventurero temerario, es una actividad tranquila y sin riesgos. El trayecto en barca dura unos 45 placidos minutos a lo largo de casi kilómetro y medio y se completa con una caminata de 300 metros hasta el otro extremo. Evidentemente no es apta para claustrofóbicos, pero es una actividad muy hermosa y poética para el resto. La iluminación de la galería hace juegos de sombras en los recovecos, las estalactitas y estalagmitas, se oye el rumor de la corriente, los ecos de cualquier ruido sobrevuelan amplificados en el espacio...

Además, podemos ponernos un poco mitológicos y recordar aquel trayecto en el que el renacentista italiano Dante narra su entrada al submundo en la Divina comedia. Sobre la barca de Caronte, junto a Virgilio surcaban la quieta Estigia, antesala del Infierno. Todo es misterio. Afortunadamente en el río subterráneo de San José, al final del túnel vuelve a verse la espléndida luz del día... y podremos buscar algún lugar para comer en un encantador entorno natural y disfrutar de lo vivido. 

Foto: Coves de Sant Josep

Lee también: Cuando lo que menos importa es dormir

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *