X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Kenjiro Matsuo AUTOR: Sergio Collado 18 de julio de 2016

Kenjiro Matsuo, la música está en todas partes

Si hablamos de compositores que experimentan con la música en todos sus planos, no podemos olvidarnos del japonés Kenjiro Matsuo.

Puedes escribir las notas en un pentagrama, interpretarlas con cualquier tipo de instrumento o cosa que haga sonidos (y silencios), pero también puedes dirigir a terceros. Matsuo se atreve con todo y sabe que la música brota y se expande desde cualquier lado. Esa es la filosofía de su Invisible Design Lab

Una de las últimas aventuras musicales del nipón ha sido la de juntarse con el DJ Squarepusher para crear piezas electrónicas. Resultado, el disco Music for Robots. Pero en realidad no es sólo un conjunto de temas, es todo un espectáculo para disfrutar en directo.

Para interpretar el tracklist sobre un escenario, ha creado un dúo de robots imposibles. Es la banda Z-Machines, en la que el guitarrista cuenta con dos guitarras eléctricas que toca con 78 dedos y el batería tiene 28 brazos. Además, estos seres metálicos actúan como auténticas estrellas del rock, imitando poses y gestos. La sensación es que estamos mucho más allá de una mera instalación artística.

Algunos ya conocían a Matsuo por haber inventado un instrumento de 44 metros formado por 413 piezas de madera. Era un xilofón gigante en medio de un  bosque. Se lanzaba una bola y, a medida que la esfera pasaba de pieza en pieza, sonaba Bach. Ni más ni menos. Así que, si ha pasado de lo clásico a lo contemporáneo, de la madera a los chips, nos preguntamos... ¿qué nos traerás ahora, Matsuo? ¡Seguiremos pendientes de estos sorprendentes regalos para vista y oídos!

 

 

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *