X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Puppy del Guggenheim de Bilbao AUTOR: Sergio Collado 7 de junio de 2016

Jeff Koons, el artista más cotizado del mundo

Desde las vanguardias artísticas hasta el Pop Art andamos algo despistados con eso del arte contemporáneo, ya que tiende a parecerse muy mucho a las cosas más cotidianas... Imagínate que coges un urinario o una lata de conservas, los pones en un museo y dices que por arte de magia eso es arte. Pues resulta que ya está inventado, así lo hicieron en su momento Duchamp y Andy Warhol, respectivamente. Ahora, Jeff Koons, el artista del momento, continúa esta línea con la exposición que ha inaugurado en la Newport Street Gallery de Damien Hirst.

A Hirst lo conocemos como el enfant terrible de los nuevos artistas británicos que en los noventa encumbró –márquetin mediante– la Saatchi Gallery de Londres. (¿Recordáis el tiburón flotando en una pecera de formol? Es suyo.)

En cuanto a Koons, hablemos de él para ponernos al día. Este estadounidense de Pensilvania (1955) es el artista más cotizado de nuestros días y como leemos en Wikipedia "su obra se destaca por el uso del kitsch y su frecuente monumentalidad". Su arte nos ofrece una mirada de lo cotidiano a través de una lente que la amplifica; su universo creativo es una realidad aumentada.

A la manera de Warhol, Koons también tiene multitud de ayudantes en sus fábricas que realizan la producción de sus obras. Unas obras que, como vemos en esta antológica, pueden ser hinchables del pajarito Piolín o de langostas, montañas gigantescas de plastilina, aspiradores dispuestos tal cual sobre una pared, juguetes a gran escala...

En definitiva, minimalismo en la propuesta y Neo-pop en la estética que ya vimos en su Puppy del Guggenheim de Bilbao. ¿Interesante o banal, bueno o malo? ¿Te gusta? ¡Conócelo y juzga por ti misma!

 

 

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *