X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
Halloween, la fiesta que despide al verano AUTOR: Santiveri 26 de octubre de 2017

Halloween, la fiesta que despide al verano

Halloween es una fiesta renovada que tiene un origen muy antiguo. Se celebra el día 31 de octubre, la víspera de Todos los Santos y aunque se ha convertido en una festividad lúdica y divertida para muchos, en realidad festeja el final de la temporada de cosechas.

El origen de Halloween lo encontramos en la antigua cultura celta, más concretamente en Irlanda. Para los celtas, el año no acababa en diciembre, sino que acababa cuando lo hacía el verano y se recogían las cosechas que los alimentarían durante todo el año. En ese momento tocaba festejar los frutos de todo un año de trabajo y lo hacían con una festividad llamada Samhain (que deberíamos pronunciar como "sow-in") que quiere decir “fin del verano”.

Para los antiguos celtas, esta era una gran celebración en la que realizaban rituales sagrados entre los que destacaban el comunicarse con sus difuntos. Con el tiempo Samhain evolucionó y se convirtió en lo que ahora conocemos como Halloween: una fiesta que se ha extendido por medio mundo, pero que ha perdido su esencia ancestral.

Así que te proponemos revivir un poco de la esencia original de esta fiesta y que al igual que los celtas, este año tu Halloween sea un festividad en la que celebres las cosechas del verano y abastezcas tus almacenes y graneros corporales con todos esos nutrientes que te harán que el mal tiempo no altere tu bienestar y salud. Para ello, ten especial consideración:

- La vitamina D, que durante el verano producimos gracias a los rayos del sol, pero que al llegar el mal tiempo cuesta más de obtener. Ten en cuenta que la vitamina D interviene tanto en nuestro estado de ánimo como en nuestra inmunidad. Puedes recurrir a complemento o aumentar la toma de pescados azules.

- La jalea real, que es un revitalizante sin competencia. Muchos especialistas recomiendan hacer una cura con jalea real sobre todo en esta época del año, para reforzar las defensas y la vitalidad orgánica.

- Los antioxidantes, que aunque son muy abundantes en las frutas y verduras frescas del verano, no están tan presentes en nuestras recetas de otoño e invierno. Para que no te falten puedes recurrir a suplementos o incorporar cada día en tu mesa al menos una ensalada de hojas verdes y 2 o 3 piezas de fruta fresca.

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *