X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORTACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe nuestras recetas, consejos, noticias y muchas otras cosas.

VOLVER AL LISTADO
Gamificación, como aprendemos jugando FUENTE: Santiveri AUTOR: Santiveri 26 de marzo de 2019

Gamificación. Aprende más jugando

Empezamos a aprender jugando. Incluso en el reino animal, los cachorros aprenden más deprisa cuando juegan con sus hermanos o con otros miembros del grupo. Esa es la base de la gamificación, una nueva técnica de aprendizaje que nos ayuda a absorber más rápida y eficazmente todo tipo de conocimientos.

 La gamificación es una técnica de aprendizaje que copia la mecánica de los juegos y la lleva al ámbito educativo con la intención de facilitar la adquisición de conocimientos. Esta técnica es tan efectiva que también se la incorporado a otras áreas, como la formación empresarial e incluso digital.

¿Por qué funciona? Estar nervioso o estresado afecta negativamente a nuestras funciones cognitivas (memoria, capacidad de razonamiento). En cambio, cuando estamos relajados e incluso divertidos, aprendemos más fácilmente. Así que cuando se lleva el juego a las aulas, conseguimos relajar la situación y en consecuencia nos sentimos más estimulados a aprender.

Las estrategias de este “juego de aprendizaje” son muchas y variadas. Por ejemplo existen estrategias de gamificación en las que se incluye la recompensa en el proceso de aprendizaje ofreciendo a los alumnos un premio por alcanzar un conocimiento. La competición también se utiliza mucho en gamificación, ya que luchar por alcanzar un objetivo es muy estimulante y nos ayuda a dar más de nosotros, incluso para aprender algo.

Los juegos en equipo también son muy utilizados en este proceso de aprendizaje. En estos casos los beneficios se multiplican, porque el trabajo colaborativo entre todos miembros del equipo generan sinergia de modo que quienes están más avanzados pueden ayudar a los que les cuesta más el aprendizaje. De este modo los más aventajados desarrollan habilidades comunicativas, de empatía e incluso desarrollan la imaginación para explicar las cosas de una forma más entendible. Y los menos aventajados aprenden de una forma más horizontal, ya que no es la figura de un profesor quien le enseña, sino un compañero igual que ellos.

En todos estos procesos, el profesor ha de ser quien explique el proceso y de las normas iniciales, también guiará y coordinará, para ayudar a la clase a aprovechar el proceso de aprendizaje. Y por supuesto, un buen profesor que opte por la gamificación, sabrá buscar las estrategias más originales y efectivas para desarrollar nuevos juegos que incentiven a sus alumnos.

También nuestras emociones se benefician del aprendizaje a través del juego. Un buen ejemplo es el Juego de las Emociones una baraja de cartas ideada por la experta en inteligencia emocional, Elsa Punset, que nos enseña en cada una de sus cartas algo nuevo para mejorar la gestión de nuestras emociones.

La gamificación siempre ha estado en nuestras vidas y es la estrategia de la naturaleza para enseñar a sus criaturas, y ahora también empezamos a incluirlas en nuestras aulas.

¿Te ha gustado este post?Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *