X

X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto
X

¡RECIBIDO!

hasta pronto

¿Todavía con
este navegador?

Es hora de actualizarlo para poder disfrutar a tope y de manera optimizada de nuestra web.

¡Descárgalo!

ÉSTE ES
NUESTRO CATÁLOGO
DE EXPORACIÓN

¡Entra y descubre todos nuestros productos de alimentación sana!

DESCARGAR CATÁLOGO
Cerrar popup

Concurso Mensual¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Newsletter

Cada mes sorteamos este lote de productos entre nuestros nuevos suscriptores Santiveri.

VOLVER AL LISTADO
El paisaje daliniano del Paratge de Tudela AUTOR: Àngles Codina 14 de junio de 2016

El paisaje daliniano del Paratge de Tudela

«Es un paraje mitológico, hecho para los dioses más que para el hombre, y es necesario que continúe tal y como está.» Salvador Dalí se refería así al Paratge de Tudela, un pedazo de 4,5 hectáreas en el Cap de Creus que visitaba de vez en cuando desde su casa de Portlligat.

Las ilusiones ópticas que crean las rocas de este espacio natural despertaron en Dalí la obsesión por los efectos visuales. De hecho, llegó a afirmar que su «paisaje mental» se parecía a «las rocas proteicas y fantásticas del Cap de Creus». Y para muestra, un botón: al menos dos de sus pinturas al óleo más célebres, El gran masturbador(1929) y El espectro del sex-appeal(1934), están inspiradas en la geología del Paratge de Tudela

La devoción daliniana convierte este espacio en interesante de por sí, pero el interés del Paratge de Tudela va mucho más allá. Y no se basa sólo en los valores naturales y paisajísticos de la zona, que son más que evidentes en este trocito del Parque Natural del Cap de Creus, sino en algo que lo hace aún más singular. Y es que lo que vemos hoy es el resultado de un meticuloso proceso de restauración ambiental y paisajística, considerado único y ejemplar, y que en 2012 fue galardonado con el premio de honor de la American Society of Landscape Architects y el VII Premio Europeo de Paisaje Rosa Barba

En los años sesenta, en lo que hoy es el Paratge de Tudela se construyó una ciudad de vacaciones con una capacidad para 1.200 personas, conocida como Club Med. En 2005, después de años de negociaciones con los propietarios, el Ministerio de Medio Ambiente compró la urbanización, que había sido abandonada un año antes. La restauración del Paratge de Tudela comenzó en 2009. Se derrumbaron 430 edificios, se extrajeron más de 50 hectáreas de flora exótica invasora, que fue sustituida por especies autóctonas, y se gestionaron y reciclaron 42.000 metros cúbicos de residuos. Gracias al proyecto de restauración, que finalizó en 2010, podemos explorar el Paratge de Tudela tal y como lo conoció Dalí.

Lee también: Navegar las profundidades de la tierra

COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *